Déjame volar

domingo, 24 de agosto de 2014

4 comentarios


La melodía danzaba al amanecer del día junto a los suaves movimientos de las aves que revoloteaban y giraban en torno a un bello árbol rojo, armonizaba el entorno con su mirada perdida.
Traían recuerdos que inmortalizaban su imagen, creaban deseos y mis sentimientos florecían en la piel, brotando como pequeñas hormigas por cada uno de mis poros, estaba aquella sensación del que conoce. Se erizaba la piel al ver su expresión acaecida, luego me miraba y sonreía con sus dientes brillantes y blancos, deslumbrando mi ser, llenándome de grandeza.

¿Dónde estará?

viernes, 11 de julio de 2014

0 comentarios


Todo es oscuro, se escucha un ruido, es un grillo, tan molesto, pero tan constante que después de un tiempo dejas de notarlo, como la respiración, pero ésta no siendo una molestia. El silencio me atrapa, la angustia llena mi cuerpo, se eriza la piel de mi cuello, siento un frío extraño, de repente está helando, intento acostumbrar mi vista a la oscuridad, pero es imposible.

Hablemos de todo

lunes, 2 de junio de 2014

0 comentarios

Bajo la noche dulce, la paz es creciente, pensemos —me dije— pero por qué en plural si eres uno solo —se preguntan—. No soy uno solo, soy varios y ninguno, cambio según la hora del día, soy feliz, soy triste, me amargo y me endulza la noche, fresca y silenciosa.
Vi a la luna encontrarse con el sol, en una conversación corta.
Luna, eres pequeña —dice el sol— y aún así eres capaz de eclipsar mi grandeza.
Sol, tan ardiente y radiante —dice la luna— te eclipsa la perspectiva, no yo, es la manera en que ellos ven al cielo.
El mundo observando en silencio, aprendió, todos ven, lo que quieren ver y todos oyen, lo que quieren oír.
Yo en un libro aprendí que a pesar de aprender, olvidamos lo aprendido, si no lo practicamos, si no lo repasamos. Aprendamos a aprender, aprendiendo aprenderemos y mejoraremos el futuro, no repitamos, no memoricemos, solo practiquemos, busquemos nuevas cosas, busquemos lo brillante, lo que nos llame la atención, así como la luna busca al sol y el sol la hace brillar. El sol ama a la luna y la luna ama al sol, es un tierno pensamiento, ingenuo para algunos y sin embargo lo creemos, sí. Amemos más que ser amados, así aprenderemos que solo con amar, seremos amados, si es sincera tu intención, solo basta una mirada para creer que eres una bendición.