Mis pecados

sábado, 14 de febrero de 2015

3 comentarios

Déjame mostrarte todos mis pecados, cada uno de los que he cometido, déjame llevarte a mi lado mas oscuro, déjame verte en tu modo menos puro. Solamente quiero conocerte a fondo, enamorarme de tus errores, de tus cicatrices de todo lo que te ha hecho lo que eres hoy... Déjame enamorarme de tu mirada triste, de tu mirada alegre, de tu mirada perdida, esa que se va a volar al cielo y juguetea con las nubes, déjame ir a volar contigo... Llevame hasta lo desconocido. Estoy ciego sin ti, hazme ver el mundo a través de tus cicatrices, como si fueran montañas, cordilleras inexploradas, que tu vida sea mi nuevo comienzo, que tu vida sea mi inspiración para seguir. Márcame con tus besos, quema mi piel con tu deseo, lo único que quiero es que tengas amor, todo mi amor, desgástame, mátame y vuelve a revivirme, cada día vive como si mañana fueras a morir, así vivo yo por ti, te entrego todo lo que puedo hasta caer dormido a tu lado, amarrado a ti porque también tengo miedo de mirar mi realidad sin ti. Así como si no tuviera nada y lo que más me aferra a este mundo es tu presencia, llevame hasta el lugar mas oscuro que conozcas, llevame lejos de las miradas de otros, llevame hasta la profundidad de tu alma, déjame entrar... Déjame entrar...

Pierde un poco lo que encuentras para que aprendas a valorarlo, pero no lo pierdas demasiado que no sabría como volver, no conozco los caminos que puedan volver a traerme a ti y así me he perdido muchas veces, he vivido tanto tiempo en una niebla densa que no me permite llegar a ti, siento que no puedo perder el tiempo, debo estar junto a ti, aparecer junto a ti por arte de magia, pero tengo miedo, así como tu sientes miedo, hoy no siento mis píes, los tengo fríos, como inertes, no puedo ir a ningún lugar, no quiero ir a ningún lugar, pero tengo miedo, mucho miedo.
La vida es como un gota ardiente que sale por tus ojos, una lágrima que quema tus mejillas al cruzar hasta lo bajo de tu cuello, allí donde pasa tu vida, allí donde llega tu sentimiento, hasta tu pecho, siente tu alma y sabes que se te quema la vida. Pierdes el sentido, explotan tus pensamientos, te desesperas, quieres buscar una salida, sentarte en una banca, dejar de pensar, sentir el pasto, volar libre hasta aquellas nubes donde imaginas.

A veces hay cosas que dan miedo, pero es en ese momento cuando somos más valientes, porque estamos enfrentando algo a lo que tememos y si lo vencemos, sabremos lo fuertes que somos mentalmente.
A veces tenemos miedo de abrirnos a los demás, yo tengo miedo de eso, pero quiero, por ti, ser un libro abierto quiero que veas quién soy realmente y por eso quiero que veas mis pecados.

Déjame volar

domingo, 24 de agosto de 2014

4 comentarios


La melodía danzaba al amanecer del día junto a los suaves movimientos de las aves que revoloteaban y giraban en torno a un bello árbol rojo, armonizaba el entorno con su mirada perdida.
Traían recuerdos que inmortalizaban su imagen, creaban deseos y mis sentimientos florecían en la piel, brotando como pequeñas hormigas por cada uno de mis poros, estaba aquella sensación del que conoce. Se erizaba la piel al ver su expresión acaecida, luego me miraba y sonreía con sus dientes brillantes y blancos, deslumbrando mi ser, llenándome de grandeza.

¿Dónde estará?

viernes, 11 de julio de 2014

0 comentarios


Todo es oscuro, se escucha un ruido, es un grillo, tan molesto, pero tan constante que después de un tiempo dejas de notarlo, como la respiración, pero ésta no siendo una molestia. El silencio me atrapa, la angustia llena mi cuerpo, se eriza la piel de mi cuello, siento un frío extraño, de repente está helando, intento acostumbrar mi vista a la oscuridad, pero es imposible.

Hablemos de todo

lunes, 2 de junio de 2014

0 comentarios

Bajo la noche dulce, la paz es creciente, pensemos —me dije— pero por qué en plural si eres uno solo —se preguntan—. No soy uno solo, soy varios y ninguno, cambio según la hora del día, soy feliz, soy triste, me amargo y me endulza la noche, fresca y silenciosa.
Vi a la luna encontrarse con el sol, en una conversación corta.
Luna, eres pequeña —dice el sol— y aún así eres capaz de eclipsar mi grandeza.
Sol, tan ardiente y radiante —dice la luna— te eclipsa la perspectiva, no yo, es la manera en que ellos ven al cielo.
El mundo observando en silencio, aprendió, todos ven, lo que quieren ver y todos oyen, lo que quieren oír.
Yo en un libro aprendí que a pesar de aprender, olvidamos lo aprendido, si no lo practicamos, si no lo repasamos. Aprendamos a aprender, aprendiendo aprenderemos y mejoraremos el futuro, no repitamos, no memoricemos, solo practiquemos, busquemos nuevas cosas, busquemos lo brillante, lo que nos llame la atención, así como la luna busca al sol y el sol la hace brillar. El sol ama a la luna y la luna ama al sol, es un tierno pensamiento, ingenuo para algunos y sin embargo lo creemos, sí. Amemos más que ser amados, así aprenderemos que solo con amar, seremos amados, si es sincera tu intención, solo basta una mirada para creer que eres una bendición.

Mi ángel

viernes, 5 de abril de 2013

0 comentarios


No sé cómo empezar, tenía tiempo de no escribir, no sé cuanto, pero no era porque no quisiera, era porque no me había dado cuenta de lo más obvio, para alguien que escribe, el mejor momento para escribir, es cuando todos duermen, pues, es en ese preciso instante que los mejores pensamientos no le pertenecen nadie, esa frase no me pertenece, pero es bastante ingeniosa, en fin, ese momento donde una lluvia de historias caen para hacer del imaginario un nuevo mundo.

Maravillado con cada una de las cosas nuevas que he aprendido en los últimos meses, me siento una noche a escribirle a ella, ella que me enseñó muchas cosas, cosas que ahora recuerdo, como si mi inconsciente se pusiera de acuerdo con el momento, para mandarme todas esas imágenes. Brota una lagrima, pero no de tristeza, sino de felicidad. A pesar de que ya no está presente físicamente, todo su ser está conmigo, su esencia, su felicidad y por ella soy mas fuerte, por ella sé que estaré bien, pues esté donde esté, me cuida, como siempre solía hacerlo.